Buscar
  • OLIVIA

RUEDA DE LA VIDA

Actualizado: 3 de jun de 2019

Por encima de todo el cosmos simbólico, se erige el Símbolo del Círculo y La rueda de la vida para el Budismo es la que hace girar a la naturaleza entera, con sus ciclos, sus ritmos y su movimiento eterno. Es, por tanto, la totalidad, la integridad y la realización. Se dice que La rueda de la vida esta llena de un simbolismo profundo, un espejo sobre nuestra propia existencia que nos ofrece una visión de posibilidades y alternativas. Es un circulo que concatena eslabones, cada uno de los cuales conduce a otro de forma inevitable, donde podemos estancarnos, crecer, continuar dando vueltas sin poder hacer nada por remediarlo o gracias a un método preciso romper la inercia que nos mantienen atrapados en los ciclos de sufrimiento y seguir el sendero ascendente. Podemos decir que la rueda de la vida es como uuna bola de cristal donde podemos vernos a nosotros mismos si tenemos el valor para hacerlo.  Por una parte, la Rueda de la Vida exhibe seis esferas de la existencia en diferentes planos físicos, pero también nos muestra seis estados de la mente, que podemos experimentar en el transcurso de nuestra existencia humana. Algunas veces es fácil porque experimentamos ciertos estados mentales con tanta intensidad que nos parece estar viviendo en otro mundo, ya sea en el cielo o en el infierno. En el eje, encontramos nuestra naturaleza animal; un gallo, una víbora y un cerdo. Son la representación de los “tres venenos mentales” de la avaricia, la aversión y la ignorancia, presentes en nuestro corazón. Si ahondamos en nosotros mismos quizá la cara reflejada en el espejo no sea la que solemos ver a diario, quizá podemos ver cual es nuestra propia naturaleza animal . Con esta visión comienza la vida espiritual. Percibimos nuestro estado menos desarrollado, lo aceptamos y de allí partimos. En el segundo circulo distinguimos dos senderos: uno ascendente y otro descendente, uno blanco y otro negro. Entendemos que tenemos dos alternativas: evolucionar o sufrir una regresión. Es simple y tenemos la oportunidad de decidir pero sin olvidar que las acciones tienen consecuencias. En el tercer circulo se representa el mundo en el que vivimos. Son los planos de la existencia que simbolizan estados o actitudes psicológicas habituales que adoptamos en nuestra vida cotidiana.  En el eje norte el mundo de los dioses representa un estado mental feliz, satisfecho, contento y reposado, un estado de relajación en el que todo marcha, sin obstáculos, dificultades ni problemas. 

A lo largo de todas las representaciones de la Rueda de la Vida aparecen seis budas diferentes en medio de cada mundo y están ahí para indicarnos el camino. En "El reino de los dioses" un buda blanco con laúd toca la melodía de la impermanencia, para que sus habitantes tengan presente que su felicidad no es eterna. Por mucho que nos sintamos felices, satisfechos, jubilosos y llenos de gozo todavía no hemos alcanzado el nirvana.

En el eje sur "El mundo de los asuras o titanes "representa un estado mental de competitividad y agresión. Hay desasosiego puesto que los titanes ansían ganarle a los dioses la posesión del árbol de los deseos. Es un estado mental de lucha, un estado de egoísmo enérgico en el que siempre se quiere ser superior a los demás. En este estado uno quiere tener el control sobre los otros y dominarlos. Un buda verde esgrime la espada de la sabiduría trascendental. Cuando estamos en un estado de competitividad y agresividad, dominado por el odio, nuestra energía esta orientada hacia la destrucción, pero la tremenda energía que se encuentra contenida en el odio puede dirigirse por canales puramente intelectuales para el descubrimiento de la verdad.  En "El mundo de los pretas o espectros hambrientos "representa un estado de deseo insaciable, neurótico. Es cuando buscamos que un objeto nos dé algo que, por su propia naturaleza, no puede proporcionarnos. Hay relaciones así, donde parece que una persona va a devorar a la otra. Un buda rojo les ofrece un tipo de comida y bebida que pueden consumir. Cuando nos encontramos en un estado de deseo neurótico, lo que necesitamos es regresar al presente. Debemos ver claro qué es lo que sí puede darnos el objeto que deseamos y qué no "El mundo de los seres atormentados", es la vida en el infierno, un estado de sufrimiento mental agudo, de frustración nerviosa, de alteración mental que si se exacerba, puede conducir a la locura. Este estado surge de varias maneras. Puede deberse a la constante frustración de nuestros impulsos humanos, a repentinas muertes de familiares o a conflictos mentales inconscientes. Un buda de color humo regala amrita a sus pobladores. El Amrita en muchos textos budistas néctar de ambrosía también se usa como sinónimo de nirvana. Esto quiere decir que cuando estamos en un estado de sufrimiento intenso lo mejor que nos queda por hacer es ir directo a metas espirituales más elevadas. En "El mundo de los animales" tenemos un estado de complacencia puramente sensorial, en el que lo único que importa es la comida, el sexo y las comodidades materiales. Cuando han satisfecho sus deseos, los animales se muestran tranquilos y dóciles, pero cuando no consiguen esto se muestran agresivos y peligrosos. Un buda azul con un libro. Cuando estamos en un estado salvaje lo que procede es civilizarnos, familiarizarnos con las artes y las ciencias. Éstas tienen una influencia que nos refina. Es muy difícil, si no imposible, ir de un estado de salvajismo directo a la vida espiritual.  "El mundo de los humanos" representa un estado de conciencia entre la alegría y el dolor. Cuando uno se halla en este estado no es agresivamente competitivo ni estúpidamente sensual ni lo dominan los deseos neuróticos. En este estado somos conscientes de nosotros mismos y de los demás. Asimismo, satisfacemos de manera razonable nuestras necesidades objetivas y nos dedicamos al desarrollo espiritual. Este es el estado verdaderamente humano. Un Buda con hábitos amarillos quien, además, lleva su tazón para mendigar y un bordón con tres argollas, que son la insignia del mendicante religioso y, por lo tanto, de la vida espiritual. Esto quiere decir que cuando estamos en un estado realmente humano el siguiente paso a dar es dedicamos de corazón a la tarea del desarrollo espiritual. En el borde exterior se representan doce hechos corrientes de la vida: _un hombre ciego para lo espiritual _un alfarero con sus creaciones que representa la responsabilidad de nuestros actos _un mono subido a un árbol representa la conciencia y el movimiento incesante de nuestros pensamientos _unos viajeros en una barca agitada simbolizan nuestra experiencia individual, nuestra fortaleza cuerpo_mente en nuestros viajes por la vida _una casa vacía con seis puertas y ventanas cerradas representa nuestros sentidos _dos amantes abrazados simbolizan el contacto con el entorno _un hombre con una flecha clavada en el ojo representa el reconocimiento y la experiencia de las sensaciones _una persona que bebe vino y sueña con un objeto representa el deseo _una persona que toma fruta de un árbol simboliza aferrarse a formas sensuales, experiencia externas, a nuestro ego.... _ la imagen de una mujer embarazada simboliza la fertilidad y la nueva encarnación _una mujer de parto simboliza las etapas del nacimiento _un cadaver que simboliza la vejez y la muerte, inevitable para emprender un nuevo ciclo.  Y por ultimo el Mara, el gigante de la muerte, un monstruo horrendo que sujeta rueda con sus garras. Tiene tres ojos, largos colmillos y una corona de calaveras. La meditación con este mandala puede traerte inspiración y orientación espiritual, es un ejercicio de autoanalisis y liberación, un ejercicio que te empuja a las verdades mas puras de la existencia humana...... Es simple, las acciones malas generan consecuencias negativas por tanto las buenas acciones generan consecuencias positivas.  Tu eres dueño de tus actos y de sus consecuencias, las acciones no pueden borrarse aunque pueden suavizarse, cuidado porque una pequeña acción puede tener una gran consecuencia positiva o negativa.  El Karma es tu gran tesoro, la unica herencia que te llevaras contigo en el momento de tu muerte


1 vista