Buscar
  • OLIVIA

EQUINOCIO DE PRIMAVERA

Aunque últimamente estos brioches  con marca de cruz suelen comerse en Pascua en países de tradición cristiana parece que son  muy anteriores a la expansión del cristianismo, ya que eran ofrecidos en rituales paganos a la diosa EOSTRE, la diosa germánica de la primavera,   en este contexto la marca de la cruz  simbolizaba  los cuatro cuartos de la luna.  

Las tradiciones y los cultos se mezclan y entremezclan creando un sincretismo cuyo origen antecede al cristianismo. El mismo nombre Easter,  que proviene de la diosa Eostre, etimológicamente delata su origen pagano y sus correspondencias mitológicas, de esta manera el cristianismo se retroalimenta de metáforas creando una amplia gama de tonalidades en su interpretación;  la historia de la resurrección  es pues  una metáfora  de la regeneración y de la primavera y  en esta linea argumentativa el conejo es el símbolo de la abundancia y la fertilidad.

La pascua originariamente se celebra el primer domingo después de la primera luna llena posterior al 21 de marzo.

  La elección  de la pascua emula el proceso astronómico y Cristo evoca al arquetipo de símbolo solar donde los hechos de su vida simbolizan el trayecto del sol durante el año, por eso  las fiestas cristianas coinciden con los equinoccios y solsticios.

El sol es el gran redentor y su energía es el principio que restaura la vida en la tierra y Cristo renace simbólicamente en primavera, el inicio del año astrológico


0 vistas